Es una época oscura, pero que necesita revivirse para entender la verdadera historia del periodismo.  Para hacernos una composición de lugar, Guillermo Cano era menudo, gibado, coronado por una rebelde melena blanca, y en su mano izquierda casi siempre un cigarrillo con filtro a medio consumir y con la cenizaMírala completa