Si las recompensas e incentivos que se pagaron a miembros de la fuerza pública para cometer los 6.402 “falsos positivos” se utilizaron dineros clasificados como “fondos reservados” además de los delitos de lesa humanidad que conllevan se pudo haber incurrido en igual número de casos de peculado por destinación oficial diferente y peculado por apropiación a favor de terceros. Eso podría tener consecuencias insospechadas dentro del proceso, porque cada colombiano podría declararse como tercero afectado por esas conductas, al haberse desviado el uso de sus impuestos.Mírala completa