Por Constanza Vieira*
Especial para EL DIARIO ALTERNATIVO

Suplemento Secreto del informe Visit to Colombia del 26 de febrero de 1962, del general estadounidense William Yarborough, director de investigaciones de la Escuela de Guerra Especial de Fort Bragg, 

Si no fue Barco, ¿quién?

Virgilio Barco (presidente de Colombia 1986-1990) resultó ser quien ordenó exterminar a la Unión Patriótica, partido surgido del pacto de paz con las FARC en 1984, y del que fui presentadora en su espacio institucional en la TV, en medio de la matanza de los primeros años.

No sé: ¿Fue él solito? Y después de que su gobierno terminó, la idea de exterminar opositores de izquierda ¿les quedó sonando a quiénes? Y los asesinatos antes del gobierno Barco ¿se le ocurrieron a quién? 

Es raro. Lo de ese cuatrienio es asegún. Para algunas cosas, Barco tomaba las decisiones y daba las órdenes. Y para otras, como el presidente tenía Alzheimer, el que gobernaba era un sanedrín nombrado a dedo y el que hacía de vocero era el empresario Germán Montoya, secretario general de presidencia. 

Since 1962

El siguiente es un Suplemento Secreto que contiene esta recomendación: 

“Debe crearse ya mismo un equipo en dicho país, para seleccionar personal civil y militar con miras a un entrenamiento clandestino en operaciones de represión, por si se necesitaren después. Esto debe hacerse con miras a desarrollar una estructura civico militar que se explote en la eventualidad de que el sistema de seguridad interno de Colombia se deteriore más. Esta estructura se usará para presionar los cambios que sabemos van a ser necesarios para poner en acción funciones de contra-agentes y contra-propaganda y, en la medida en que se necesite, impulsar sabotajes y/o activides terroristas paramilitares contra conocidos partidarios del comunismo. Los Estados Unidos deben apoyar esto”.

¿Se trata del informe del agente israelí Rafi Eitan a su amigo Virgilio Barco sobre cómo acabar con la Unión Patriótica? No. 

Es el Suplemento Secreto del informe Visit to Colombia del 26 de febrero de 1962, del general estadounidense William Yarborough, por entonces director de investigaciones de la Escuela de Guerra Especial de Fort Bragg, Carolina del Norte. 

El Informe Yarborough recomendaba a las fuerzas de seguridad colombianas algunas técnicas de interrogatorio: “sodio, pentotal y uso de polígrafos (…) para arrancarles la información a pedazos”. Qué tal que general Yarborough haya sido amigo del presidente Lleras Camargo.

Repetición de la repetidera

El periodista Alberto Donadío le ha seguido la pista al agente israelí cazador de nazis Rafi Eitan, cuya vida es material de películas de acción donde el héroe viola todo el Derecho Internacional Humanitario desde el principio hasta el final. 

El presidente Barco mandó traer a Rafi Eitan “para elaborar un diagnóstico de cómo acabar con la guerrilla”, según Donadío en Los Danieles del 10 de enero.

Meses después, Barco informó al secretario general de presidencia Germán Montoya y a “un alto mando militar”, “que las conclusiones de Rafi Eitan aconsejaban eliminar a los miembros de la Unión Patriótica”, le contó alguien del entorno Barco a Donadio. 

El mercenario israelí ofrecía llevar a cabo el baño de sangre, eso sí, si le pagaban. Según la versión, nadie objetó nada. O sí: el alto mando militar se opuso a que se le pagara a un comando extranjero. La misión debía ejecutarla el ejército.

Y en eso, indudablemente, las FFMM ya tenían práctica. Al presidente del Concejo de Cimitarra, comunista Josué Cavanzo, lo mató un sicario que le hacía vueltas a la V Brigada. 

Cavanzo era de la UNO, el mismo sector político que años más adelante ayudó a conformar la Unión Patriótica como salida política a la confrontación armada. Fecha: el 9 de enero de 1977. Y de ahí para atrás, la lista es asombrosa.

Agenda

En la semana de la primera edición de eldiarioalternativo.co, del lunes 8 al viernes 12 de febrero de 2021, transcurre en la Corte Interamericana de Derechos Humanos una audiencia que ha sido buscada durante 28 años: las víctimas de la UP contra el estado colombiano. El de la Unión Patriótica es el caso con el mayor número de víctimas en la historia de la justicia interamericana. A comienzos de 2019 firmé un poder de representación a Reiniciar, como una de ellas. Lo he hecho en nombre de mi padre, Gilberto Vieira White, quien fuera parlamentario de la Unión Patriótica y quien presentó en 1993  -junto con otras personas- la petición ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, por el caso colectivo del exterminio de la UP.