Por Claudia Patricia Ortega Guerrero
Especial para El Diario Alternativo

Las décimas son para las quejas, los sonetos para los que esperan, los romances para las relaciones, las octavas se lucen por extremo, los tercetos para las cosas graves, las redondillas para el amor

Cuando se habla de comedia, muchos textos señalan a Lope de Vega como “El creador de la comedia”; escritores, ensayistas, críticos y comentaristas parten desde ahí para desplegar sus conocimientos y posturas sobre dicho tema, sin tener el conocimiento o simplemente  pasando por alto que anterior a Lope ya existían unos antecedentes en el conocimiento y práctica de la comedia, de los cuales seguramente se pudo haber nutrido el gran Lope de Vega, como lo fueron los poetas dramáticos valencianos, quienes en 1581 según el escritor estadounidense, Jhon G. Weiger  en su ensayo “Hacia la comedia: De los valencianos a Lope”, publicaron su primera obra teatral, llamada Los amantes, de Rey Artieda.  

Weiger (1978) trae a cohesión un juicio muy pertinente con respecto a la valoración de si es o no Lope el “creador” de la comedia, un juicio de Ruíz Ramón que dice “Lope –dice- lo mismo que Shakespeare en Inglaterra, no creo un teatro de la nada. Cuando Lope empieza a escribir piezas teatrales ya había un teatro o, mejor dicho, varios teatros o estilos dramáticos, coincidentes en muchos puntos y divergentes en otros muchos” (p.18) dicha aclaración no le quita a Lope de Vega el mérito de haber sido quien forjo un arte nacional.

Cuando Lope de Vega escribe El Arte nuevo de hacer comedia, publicada en (1609), narra en él la forma en que se hacía teatro en comienzo del siglo XVII, también escribió sobre pedantismo y confesiones para halagar a la “flor de España”, Lope explica el estilo de su narrativa poética y cuando habla de historia del teatro, lo hace de una manera subjetiva. Vega narra poéticamente como este fue un encargo de los nobles a quienes él mismo quiso halagar, miremos como lo narra:

       Mándanme, ingenios nobles, flor de España, que, en esta junta y Academia insigne, en breve tiempo excederéis no sólo a las de Italia, que, envidiando a Grecia, ilustro Cicerón del mismo nombre, junto al averno lago, sino Atenas, adonde en su platónico Liceo, se vio tan alta junta de filósofos,

que un arte de comedia os escriba que al estilo del vulgo se reciba.

 (Arte Nuevo, Vs 01-10)

A Lope no sólo le preocupaba halagar a la flor de España, también le preocupaba la aceptación del vulgo (pueblo), pues era el pueblo quien a fin de cuentas decidía si era del gusto o no, lo que veían, lo que escuchaban y sobre todo lo que percibían en el teatro.  En esa época (siglo XVII) no era posible obtener la gloria en España escribiendo con el arte y como su título lo anunciaba era ¡un Arte nuevo! De hacer comedia y que sus antecesores en la comedia jamás hubieran imaginado que llegara un día a existir tal estilo, la intención de Lope era darle gusto al pueblo y lo manifestó en sus versos perfectamente estructurados:

[…] y escribo por el arte que inventaron los que el vulgo aplauso pretendieron, porque, como las paga el vulgo, es justo hablarle en necio para darle gusto. 

           (vs,45-48)

A mi manera de ver, creo que el poeta, lo que deseaba era, aparte de cumplir con tal encargo, y de agradar y darle gusto al “Vulgo”, era recoger todo lo que se estaba viviendo históricamente con el teatro en ese momento, como era el teatro, como se manejaban los tiempos en él, como era el lenguaje que se utilizaba. 

Se preocupó por dejar bien claros algunos conceptos para el entendimiento de los versos con un lenguaje que, en pocas palabras, expresara un significado de fácil entendimiento, dice Lope: que las décimas son para las quejas, los sonetos para los que esperan, los romances para las relaciones, las octavas se lucen por extremo, los tercetos para las cosas graves, las redondillas para el amor; La importancia que tenían las figuras retóricas como lo eran la repetición, la anadiplosis, la anáfora, las ironías, las dubitaciones, los apóstrofes, las exclamaciones,  y otros temas que también deja  definidos de una manera clara y concisa como lo son la virtud y la traición describiéndolos poéticamente.

       Los casos de la honra son mejores, porque mueven con fuerza a toda gente, con ellos las acciones virtuosas, que la virtud es donde quiera amada; pues que vemos, si acaso un recitante hace un traidor, es tan odioso a todos que lo que va a comprar no se lo vende y huye el vulgo de él cuando le encuentra.

Y si es leal, le prestan y convidan, y hasta los principales le honran y aman, le buscan, le regalan, y le aclaman.

 (vs, 327-337)

Podemos apreciar en el verso (327-337) como se diferencia, por ejemplo, los personajes virtuosos de los personajes malvados. Lope no quería dejar por fuera ni un solo detalle que sirviera para aportar al entendimiento amplio de lo que era el teatro, para ello se tomó la tarea de hacer un  minucioso recorrido histórico a través de algunos personajes que con sus conocimientos, posturas y teorías aportaron de una u otra manera al teatro, ellos son: Cicerón, quien es reconocido universalmente como uno de los más importantes autores de la historia romana; el comediógrafo latino Plauto, quien escribió 130 comedias; Terencio, autor de comedias durante la república Romana; Lope de Rueda, quien fue uno de los primeros actores profesionales españoles además, fue un dramaturgo de gran versatilidad que escribió comedias, farsas y pasos (o entremeses). Se le considera el precursor del Siglo de Oro del teatro en España; Aristóteles, fundador del Liceo en Atenas, sus ideas han ejercido una enorme influencia sobre la historia intelectual de Occidente; el filósofo griego Platón, quien fundo la Academia y enseñó siempre en ella, él escribía en forma de diálogo; Jenofonte, conocido por sus escritos sobre la cultura e historia de Grecia; Arístides, a quien se le dio el sobrenombre de “El Justo” por ser según el antiguo historiador Heródoto, “El mejor y más honorable hombre de Atenas”, a estos grandes personajes y otros más se refiere Lope de Vega para señalar lo que toma de cada uno de ellos o simplemente para señalar algún aspecto importante. 

Acto fueron llamadas, porque imitan las vulgares acciones y negocios, Lope de Rueda fue en España ejemplo de estos preceptos y hoy se ven impresas sus comedias de prosa tan vulgares que introduce mecánicos oficios, […] 

(Vs 64-67)

De esta manera como he señalado, el gran Lope de Vega deja en su Nuevo arte de hacer comedia, datos supremamente importantes para el conocimiento histórico de lo que fue el teatro, como señaló el profesor e investigador de la Universidad Austral de Chile, Erwin Haverbeck O en “EL ARTE NUEVO DE HACER COMEDIAS” UNA NUEVA ESTÉTICA TEATRAL, (1998).

 Lo fundamental es que Lope creó una estética teatral, que tuvo una larga vigencia en la escena española, de gran trascendencia histórica y cultural. Desde el punto de vista personal, Lope –hombre de origen humilde- logra una gran popularidad y una consideración social gracias a su genio creador, consiguiendo, incluso, importantes ingresos económicos, ya que ha nacido una nueva forma de mecenazgo, el dinero que paga el público por asistir al espectáculo teatral. Desde el punto de vista español, crea un género literario fundamental para la cultura peninsular, consolidando uno de los tres géneros literarios- el teatro- al darle rasgos plenamente nacionales y, al mismo tiempo, los propios del Barroco, finalmente, es uno de los europeos que vivió la querella, la pugna entre los antiguos y los modernos, pugna que caracteriza a la cultura europea moderna. (Haverbeck, p.09)

Ahora veamos a que se refiere el profesor, Erwin Haverbeck cuando señala los rasgos del “Barroco”, este concepto de Barroco (s. XVII) se aplica al periodo histórico “Euro Central” que se caracteriza por una nueva forma de representar el mundo, la sociedad y la política. En El Arte nuevo de hacer comedia de Lope de Vega lo podemos apreciar en varios versos, como en el siguiente:

Lo trágico y lo cómico mezclados, y Terencio con Séneca, aunque sea como otro Minotauro de Pasífae harán grave una parte, otra ridícula, que aquesta variedad deleita mucho. 

Buen ejemplo nos da Naturaleza, que por tal variedad tiene belleza 

(Vs 174-180)

Podemos entender el Barroco como un conjunto de prácticas o modos de hacer, modos de comprensión, y modos de interpretación, que resultan frente a la crisis y la transformación de la cultura renacentista. La esencia del Barroco se percibe aquí como una manifestación de esta creación artística “El arte nuevo de hacer comedia”, se puede evidenciar en aquellos elementos opuestos mezclados entre sí, como lo trágico y lo cómico, incluso la mezcla entre el autor de comedias Terencio, quien escribía obras de profundidad psicológica con Séneca, máximo representante del estoicismo y moralismo romano, que escribía obras de carácter moralista.  Pero para entender muy bien todos y cada uno de los conceptos a los que se refiere el gran Lope de Vega, se debe tener un buen conocimiento histórico, más, es de mucha ayuda las guías precisas que Lope emplea en pocas palabras y de una forma poética bien estructurada.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Haverbeck, E. (1988). «”El Arte Nuevo de hacer comedias”, una nueva estética teatral». Documentos Lingüísticos y Literarios 14: 7-17

www.humanidades.uach.cl/documentos_linguisticos/document.php?id=319 (Dirección Electrónica)

  • John g, W. (1978) “Hacia la comedia:  De los valencianos a Lope” España ed. Cupsa
  • Vega, L, (1985) “El arte nuevo de hacer comedia en este tiempo”, España, ed. Itesm