Por Dino Dionne*
Especial para EL DIARIO ALTERNATIVO

Pero algo muy distinto es dejar que los niños apuesten el dinero que no ganaron, y permitir que otro “animal” los convierta en armas de ataque (por millares en ese momento) y lanzarlos a una frenética manipulación del mercado.

Bien, me pidieron que comentara sobre la reciente debacle de Robinhood (https://robinhood.com/us/en/), especialmente después de que la noticia obre sus operaciones de bolsa llegara a CNN y el periodista Chris Coumo la convirtiera en un segmento de su programa.

Como ex propietario de una agencia de Broker-Dealer y unos cuantos fondos de cobertura, tengo una experiencia de primera mano para hablar de lo retorcido y unilateral que es el sistema financiero.

Sí, Robinhood es al mismo tiempo una de las mayores creaciones financieras y también una de las herramientas más devastadoras del mismo mercado bursátil. Por lo inventiva, se creía seguramente sería una marca del siglo XXI.

 Su creador, claramente un tecnólogo, pensó que democratizar la inversión debería traer cierto sentido de igualdad y respeto hacia el hombre y la mujer comunes.

Sin embargo, en efecto, ¡lo que creó fue un arma! 

Y sí, el creador de la aplicación nunca anticipó que su plataforma podría ser utilizada por “niños” atrapados en confinamiento obligatorio en su casa, y que con evidentes necesidades de interacción social les pareció muy sencillo apostar duro con los cheques que les entregó el gobierno como mecanismo de reactivación de la economía en plena pandemia, en lugar de trabajar duro para volver al trabajo.

Por lo tanto, se ha prestado mucha atención a las quejas de que Robinhood (y otros) dejaron de negociar con estas acciones (de empresas tales como GameStop, AMC Theatres, Nokia, Blackberry, Express, etc.), que tienen una cosa en común: todas son insolventes o están cerca de la insolvencia. El hecho de que estos nombres todavía se puedan negociar abiertamente ya de por sí es una falla de la Bolsa y de sus organismos reguladores.

Si bien la SEC –agencia reguladora del mercado bursátil- tripulada (o no tripulada) por la administración anterior, no actuó lo suficientemente rápido, o lo suficientemente rápido antes de convertirse en un tema “candente”, estamos viendo el “mejor” ejemplo de burbujas especulativa del mercado que se desarrollan en el mayor “estraperlo del tipo los tulipanes negros holandeses” en su historia.

¡Los esquemas de “bombear y descargar” son ilegales! Si ya vio la película “El lobo de Wallstreet”, recordará que su protagonista fue a la cárcel por exactamente el mismo tipo de actividad con gran variedad de papeles y valores, pero sobre todo así sucedió con el diseñador de modas  “Steve Madden” y su firma.

Pero algo muy distinto ya es dejar que los niños apuesten el dinero que ellos mismos no ganaron, y permitir que otro “animal” los convierta en armas de ataque (por millares en ese momento) y lanzarlos a una frenética manipulación del mercado.

¡No hay nada de malo en poner una operación en corto de una acción! ¡Mantiene despierta a la gerencia de la empresa! ¡Les dice que han “fallado!” ¡Debemos ser honestos con los inversores y decirles cuando las perspectivas de una empresa son nulas! ¡Debemos mantenernos éticamente sólidos para mantener a las juntas y sus directores al tanto de que su desempeño laboral apesta! ¡Avisa a los accionistas de estas empresas que deben poner en espera las bonificaciones de sus directores! ¡También previene estas fallas de administración en el ejercicio de sus bonos de acciones y enriquecerse mientras las empresas que administran están extintas!

¡Las empresas que brindan servicios de inversión a la comunidad tienen derecho a defenderse! El Sr. Tenev nunca en su sueño más loco imaginó que había creado un arma de mercado para ser utilizada con fines perversos.

¡Absolutamente todo el mundo tiene derecho a perseguir el sueño americano a través del trabajo duro, la imaginación, la creatividad, la perseverancia y la inteligencia!

Pero nadie tiene derecho a “hacer trampas” en su camino hacia él, al unirse a un ejército de “piratas” y “asaltantes” como estas ” turbas decididas a hacerse ricas rápidamente”.

¡Estados Unidos está comenzando a parecerse cada vez más a una sociedad de la “horca” en la que castigamos con venganza todo lo que no nos gusta al peor estilo de la manada!

¡Sé que nuestra cultura pop es la única en el mundo que glorifica a los bandidos, el Salvaje Oeste y Billy-the-Kid!

Y lo hemos normalizado efectivamente.

Entonces, en defensa del Sr. Tenev, ¡su creación se volvió contra su creador! Y amo y respeto a estas bandas de salvajes renegados cursis que buscan justicia. ¡Están enfermos de Washington! Están hartos de Wall Street y del sistema de redistribución manipulado e injusto, que les roba un futuro y “se escurren” el botín de nuestra economía desde la era de Reagan.

*Dino Dionne vive en Nueva York y es Presidente y CEO de Genesis Capital Group LLC