Jair Bolsonaro por Loredano

Por Mario Quadros*
Especial para El Diario Alternativo 

Después de un accidentado y muy publicitado proceso penal que tomó varios años, el ex presidente de Brasil Lula ha recuperado su libertad. Las sorprendentes conversaciones que demostraban la colusión entre los jueces y fiscales de su caso, por filtraciones que logró The Intercept, derrumbaron el montaje y esta es la historia

Agradezco la invitación de El Diario Alternativo para escribir algunas palabras sobre “lo que fue y lo que ha sido el proceso contra Lula”. Me parece importante ese tema porque no hay interés de los grandes medios, ultra conservadores, defensores de un sistema económico injusto, de hablar la verdad  sobre Lula (Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil 2003-2011). Además, lamentablemente los periodistas de hoy sufren de una enfermedad que llamo “imparcialidad obligatoria”, que los obliga siempre a prender una vela a Dios y otra al Diablo, en busca de aceptación. No se definen políticamente. 

Sobre nuestro tema, primero : observemos cuál fue la finalidad de la Operación Lava Jato y segundo : que llevo al Magistrado Edson Fachin del Tribunal Supremo Federal, a tomar la decisión de anular las sentencias en contra de Lula, después de haber sido un protector y defensor de las ilegalidades de Lava Jato por cinco años.  No fue una crisis de consciencia, mas bien fue un problema de carácter.

La primera pregunta, hoy, es evidente : la victoria por cuarta vez  consecutiva del candidato del PT ( Partido de los Trabajadores ), partido de Lula, en las elecciones Presidenciales de 2014, puso a la derecha de Brasil en estado de pánico y fue el detonante de una agresiva campaña mediática en contra del Gobierno legítimo de Dilma Russeff (presidenta de Brasil 2011-2016).  Esto produjo manifestaciones y violencia en las calles de la extrema derecha, usando como siempre la falsa bandera de la “corrupción”. 

Moro y sus fiscales fueron fundamentales en ese proceso. Alimentaban la campaña suministrando ilegalmente datos, acusaciones sin pruebas a la prensa ( Grupo Globo de TV ), contra miembros del PT, que eran utilizadas en los noticieros para provocar un ambiente de caos. Reuniones y encuentros secretos entre fiscales y periodistas eran constantes. La campaña mediática funcionó, apoyada por sectores empresariales importantes y retrógrados lo que llevó al Golpe de Estado Blanco del Congreso contra Dilma en 2016. Durante este proceso la Presidenta nunca fue acusada de ningún crimen contemplado en la Constitución. 

Derrocada Dilma, el problema seguía para los Golpistas, porque Lula podría ser el candidato en las elecciones del 2018 y estaba de primero en todas las encuestas. En caso de que fuese elegido, el Golpe seria neutralizado. Para impedir esto contaban con el Juez Moro y su proyecto “jurídico espurio”, cuya finalidad era condenar a Lula sin pruebas. Con apoyo total de la prensa conservadora, especialmente TV Globo,  Moro fue llevado a la condición de héroe anti corrupción. Con eso lograron apoyo de la opinión pública y impidieron cualquier cuestionamiento sobre sus métodos.

En la historia jurídica del Brasil, no existe otro caso donde se hayan acortado los términos arbitrariamente de un proceso, como los del ex Presidente. Lula fue condenado injustamente en tiempo record, antes de las elecciones. Eliminado Lula, se abre el camino para la elección de (Jair) Bolsonaro (2018), conocido por sus ideas fascistas y que resulto beneficiado por una campaña feroz y salvaje contra la izquierda. Definida su candidatura, Moro inmediatamente se acercó, presentándose como su partidario y artífice y fue premiado con el cargo de Ministro de Justicia. Así se cumplió el principal objetivo de la Operación Lava Jato.

No voy comentar algunos procesos y las condenas justas de Lava Jato, porque hoy se observa con claridad, que el combate a la corrupción nunca fue su verdadera finalidad. Su objetivo siempre fue crear un ambiente político junto a la opinión pública y trabajar en complicidad con la prensa, TV Globo principalmente, para derrocar al Gobierno legítimo de Dilma Russeff e impedir la subsiguiente candidatura de Lula.

La respuesta a nuestra segunda pregunta empieza con un reconocido periodista americano, Glenn Greenwald, de alto perfil profesional, residente en Brasil y ex director del diario digital The Intercept. Fue a él a quien Edward Snowden entregó los documentos que ponían en evidencia acciones ilegales del gobierno americano. 

Glenn Greenwald recibió de manos de un hacker información que publicó en The Intercept. Esta información encontrada en (el servicio de mensajería) Telegram, consistía en una transcripción de todas las conversaciones privadas entre los fiscales y el juez Moro sobre los procedimientos usados para consumar la Operación Lava Jato. Y de esas transcripciones quedó claro que había complicidad entre todos los investigadores y promotores de esa operación judicial: el juez moro, los fiscales y TV Globo, que tenía por propósito condenar a Lula sin pruebas, y basados únicamente en la “convicción política” de todos. 

Una aclaración : el poder del Grupo Globo de TV, radio y periódico  en Brasil, es inmenso. Durante la Dictadura Militar (1964 a 1984) logró el monopolio de las comunicaciones, apoyando las torturas y asesinatos de presos políticos y las violaciones contra la Constitución. Ese grupo ha fomentado y ha estado al frente de todos los Golpes o tentativas de Golpes, que sucedieron en Brasil desde los años 50s.

El diario digital The Intercept publicó (se puede leer la serie de 16 artículos en la red, que empiezan con esta nota:  https://theintercept.com/2019/06/09/brazil-archive-operation-car-wash/  ) durante dos años las conversaciones de Telegram, causando un verdadero terremoto político. Basado en la clara evidencia de ilegalidad en el trámite los procesos y comprobada en las conversaciones publicadas entre el Juez Moro y los Fiscales y habiendo la Policía Federal confirmado la autenticidad de la transcripción de las conversaciones hackeadas, los abogados de Lula presentaron al Tribunal Supremo una acción solicitando declarar a Moro un Juez Parcializado y Sospechoso.

El Magistrado Edson Fachin, responsable de resolver el caso Lava Jato en el Tribunal Supremo y además su protector, intentó una jugada maestra: evitar el juicio de Moro y mantener incólumes todas las investigaciones y los procesos. Con ese fin, declaró nulo el juicio contra Lula, argumentando que Moro no era su Juez natural, porque los supuestos crímenes cometidos por el acusado, no fueron cometidos en la jurisdicción del Juez Moro. Con esa decisión, los juicios de Lula fueron anulados, pero los procesos se mantuvieron y fueron transferidos a la ciudad de Brasilia, la Jurisdicción correcta. Fachin intentó por ese medio defender su decisión en la plenaria del Tribunal, argumentando que no hay necesidad de continuar con la demanda de los abogados de Lula, cuyo fin es declarar a Moro un Juez Parcializado y Sospechoso, porque al no existir las sentencias anuladas por él, no hay Juez sujeto a ser juzgado. 

Conclusión: 

El Tribunal Supremo, ante la clara complicidad demostrada en las conversaciones de Telegram entre el Juez y los Fiscales con el objetivo de condenar a Lula, decidió no aceptar la trama y los argumentos de Fachin y dispuso seguir adelante con el juicio penal contra el ex-Juez Moro. El juicio se encuentra en curso en este momento. La transferencia de los procesos del ex Presidente Lula para Brasilia, garantiza un juicio justo en manos de Jueces honestos. Lula ha sido absuelto de todas las acusaciones fuera de la Jurisdicción del ex Juez Moro. Esperemos que sea absuelto ahora también. Hoy Lula es un hombre libre.

Recuadro Para mejor comprensión

El juicio del ex Juez Moro ya empezó. Estas son algunas frases de los Magistrados del Tribunal Supremo, que ya definieron su voto a favor de la condena del Juez Moro, como Sospechoso. 

Dice el Magistrado Ricardo Levandowski : “Quedó patentado el abuso de poder. El ex juez ( Moro ya no es Juez ) no es solo sospechoso de imparcialidad, hubo abuso de poder”.  Concluye, “ … Lula no fue sometido a un juicio y si a un simulacro de una acción penal”.

El Magistrado Gilmar Mendes, que siempre se caracterizó por su posición en contra del PT y al inicio de las investigación apoyó a Lava Jato, calificó a Moro de ser un Juez Acusador y lo denunció junto con el Jefe de los fiscales Dalton Dallangol, “… de montar una asociación vergonzosa junto con la prensa ( TV Globo ) y de protagonizar el mayor escandalo judicial de la historia de Brasil”.

Las principales conversaciones en Telegram de la Operación Lava Jato están en el Libro de Leticia Duarte llamado “Vaza Jato, Os Bastidores das Reportagems que Sacudiram a Brasil”- Filtraciones, Los detrás de escena de los Reportajes que Sacudieron Brasil. Algunos aparte del libro :

  1. Pg272, relato con detalles del almuerzo de Dallagnol jefe de los Fiscales de la Lava Jato con João Roberto Marinho, dueño de la TV Globo, para coordinar la campaña mediática contra la “corrupción”. Las reuniones secretas entre fiscales y periodistas eran constantes.
  2. Pg 171, al detectar fuertes indicios de corrupción del ex Presidente Fernando Henrique Cardoso, suficientes para empezar una investigación, Moro la manda suspender porque Fernando Henrique “es un aliado importante”, contra Lula obviamente. 
  3. Pg235, hace referencia a los contactos ilegales de Moro y Dallagnol, Jefe de los Fiscales con autoridades del Departamento de Justicia de los EEUU. Sin duda era y es de interés de los Estados Unidos el encarcelamiento y la destrucción de Lula. Moro hoy, después de renunciar como Ministro de Justicia de Bolsonaro, se fue para los EEUU a trabajar como abogado.

Corrupción: el Jefe de los fiscales, Dallagnol, hizo planes de negocios, creación de empresas, con los otros fiscales para obtener ganancias con la venta de eventos y conferencias. Planeó abrir Fundaciones utilizando fondos de Petrobras, confiscados por Lava Jato. El tiempo no le alcanzó y las publicaciones de las conversaciones de Telegram acabaron con sus sueños “empresariales”.  

*Mario Quadros es ingeniero civil y un agudo observador de la política