Ilustración Silvio Vela

Por Jaime Araujo Rentería*
Especial para El Diario Alternativo

En todo proceso científico, incluido el de la ciencia política, todas las preguntas son válidas, no importa que sean fáciles o difíciles y todas las respuestas son posibles; por eso tenemos el derecho a preguntar libremente, aunque algunos dogmáticos se molesten. Sólo la libertad de preguntar y responder nos puede acercar a la verdad del modelo político que real y objetivamente nos proponen.

Ya comenzó la campaña electoral y los políticos nos proponen una serie de pactos (histórico, por la esperanza, por las regiones o por las religiones, etc.) pero ninguno nos ha propuesto un pacto por los valores y los derechos. Parece que poco importa con quién hacer los pactos, ni sobre qué bases axiológicas o programáticas. El único objetivo claro que ellos tienen es ganar, sumando votos, aunque en el camino perdamos el alma o la conciencia política. Algunos se entusiasman con lo que dicen sus ídolos, sin importarles si lo que dicen es políticamente correcto o no. Otros oímos los cantos de sirenas; y como Ulises, nos mantenemos atados a la razón, para tratar de desentrañar cual es el modelo de estado y de gobierno que no están proponiendo, para poder distinguir el oro de la escoria, el grano de la paja, el trigo de la cizaña. 

Hacemos un esfuerzo por entender lo que nos dice el canto de las sirenas y los silencios en su canto y para evitar equívocos nos vemos obligados a preguntar por los valores y derechos que nos proponen y también sobre los que NO nos proponen, porque sólo conociéndolos sabremos a qué puerto nos quieren conducir; y si de verdad vale la pena llegar a ese lugar, o sí sería mejor realizar otro viaje y llegar a otro destino. En todo proceso científico, incluido el de la ciencia política, todas las preguntas son válidas, no importa que sean fáciles o difíciles y todas las respuestas son posibles; por eso tenemos el derecho a preguntar libremente, aunque algunos dogmáticos se molesten. Sólo la libertad de preguntar y responder nos puede acercar a la verdad del modelo político que real y objetivamente nos proponen.

Propiedad

Comencemos por la pregunta más fácil, sobre la propiedad: ¿Quién nos propone la garantía de la propiedad privada, y quién nos propone la propiedad social de instrumentos y medios de producción? Esperamos que nos respondan claramente quién defiende la una y quién la otra, ya que en el primer caso lo que nos están proponiendo es defender el sistema capitalista y en el segundo caso nos están proponiendo el sistema socialista. En mi humilde opinión, parece que sobre el primer tema todos; y todos son todos, nos están proponiendo la defensa del sistema capitalista. Y, en consecuencia, no existe ninguna diferencia entre uno y otro candidato; lo que nos deja a los electores indiferentes, pues da lo mismo votar por uno u otro o por ninguno o por lo mismo.

No existiendo una diferencia fundamental sobre el punto de la propiedad preguntemos si pueden existir diferencias accesorias sobre la manera de concebir la propiedad privada dentro del estado. Algunos consideran que la propiedad privada es Intocable y que el estado NO puede intervenirla nunca. Otros, por el contrario, consideran que el estado puede intervenir la propiedad y en el proceso económico y lo que es más importante; intervenir no a favor de los más poderosos, sino en defensa de los más débiles y especialmente de los más débiles económicamente.  Este último es el estado interventor, que en la teoría política se conoce con el nombre de Estado social y democrático de derecho. El primero es el estado conocido como neoliberal o gendarme, o una perversión del mismo que es más grave, qué es la intervención del estado a favor de los más ricos y poderosos, de los grupos económicos y de las trasnacionales económicas, como sucede actualmente en Colombia. Queremos saber de cada candidato cuál de los dos modelos defiende.

Sobre esta materia de la propiedad todavía no hemos agotado las preguntas ¿será que aun aceptando el regímenes de propiedad privada, el estado pueda ser el propietario de ciertos sectores neurálgicos para la economía?; como por ejemplo; del sector financiero, ya que el capital financiero es para el cuerpo del sistema económico, lo mismo que la sangre para nosotros los humanos; y que el estado sea el propietario de las fuentes de energía o de los servicios públicos, como por ejemplo, el del agua, para hacer efectivo el derecho humano al agua o por el contrario hay quienes consideran qué debe privatizarse todo, Incluidos el capital financiero, las fuentes de energía, las telecomunicaciones  o el servicio público del agua.

O será que porqué “triunfo el capitalismo”, en la competencia con el socialismo, toda la propiedad de la tierra debe ser privada y en consecuencia hay que acabar toda la propiedad colectiva, como la que tienen, por ejemplo, los indígenas o los afrodescendientes o que no son posibles cooperativas agrícolas; porque siempre para ellos, es mejor la propiedad individual que cualquier forma de propiedad colectiva, aunque otros crean lo contrario.

Aun admitiendo que puede existir un régimen de propiedad privada, no sobra la pregunta de si es necesario limitar la cantidad de esta propiedad o si está debe ser ilimitada; tratándose sobre todo de la propiedad agraria; que ha sido el escenario donde se ha desarrollado la guerra y la paz en Colombia. ¿Dicho claramente, quien propone una reforma agraria para darle tierra a los campesinos más pobres?; ni siquiera Los acuerdos de La Habana se atrevieron a hablar claramente sobre este tema. Íntimamente relacionado con esta cuestión de las reformas: ¿Cuál de los candidatos nos está proponiendo una reforma urbana para hacer efectivo el derecho a una vivienda digna o una reforma del sistema financiero? 

Paz

Que nos dicen los candidatos sobre el derecho a la paz, pero no la paz de los sepulcros sino la paz con justicia social, a este derecho es consustancial el derecho a la vida, pero no a cualquier vida sino a una vida digna. La vida digna presupone decirle NO al genocidio, la eliminación del paramilitarismo y de todas las formas de terrorismo de estado o no estado; la protección a las víctimas de la violencia, y concederle sus derechos a la verdad, a la justicia, a la reparación y la garantía de no repetición. Tampoco tiene una vida digna quien tiene hambre, exacerbada con el Covid a causa de su pobreza, ¿Cuál candidato se compromete con el fin de la pobreza, el hambre cero y lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, como lo exige la ONU?

Como la paz no es solo entre hombres sino también con la naturaleza ¿Qué nos dicen los políticos de adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos; o de conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible; o de proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, de las energías renovables; de efectuar una ordenación sostenible de los bosques, luchar contra la desertificación, detener y revertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica?

Estado Federal O Regional

Como el estado se puede organizar de manera centralista como hacen los gobiernos totalitarios o de manera descentralizada como lo hacen los democráticos, NO hemos escuchado a ninguno de los políticos en campaña, ni siquiera a quienes buscan el pacto entre gobernadores o alcaldes, su intención de acabar con el modelo centralista, creando el estado federal o por lo menos regional, que dé a las personas que habitan en los territorios el poder político y económico, que fortalezca las regiones como motores del desarrollo humano y económico, para evitar que el centralismo se siga robando la riqueza nacional y en cambio devuelve a las regiones solo pobreza y miseria.

Estado Laico

Quienes quieren un estado confesional, ya propusieron su pacto religioso, pero todavía ningún candidato quiere defender el estado laico, que separa la iglesia del estado y que es el que manda nuestra constitución, que no persigue ninguna religión, pero que tampoco patrocina ninguna. Esperamos que en esta oportunidad no se instrumentalice la religión atando a Jesucristo crucificado a alguna parte del cuerpo de los candidatos.

Salud

No hemos oído en el canto de las sirenas políticas hablar de hacer efectivo el derecho a la salud para todos, que garantice una vida sana y promueva el bienestar para todos, en todas las edades, como dice la ONU dentro de sus objetivos.  

Empleo

El sistema socialista garantizada a todos sus integrantes el empleo; pero también el estado social de derecho tiene dentro de sus objetivos de política económica el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, la redistribución de la riqueza y el pleno empleo productivo y el trabajo decente para todos. Parece que los candidatos renunciaron a estos principios económicos y de hacer efectivo el derecho al trabajo ninguno habla. 

Igualdad

Desde milenios, en la historia política de la humanidad, han existido grandes divisiones entre quienes tienen una concepción conservadora y los que tenemos una concepción democrática y arriba señalamos como, el tema de la propiedad, ha sido una están grandes divisiones. Otra ha sido el tema de la igualdad. Propiedad e igualdad son dos piedras de toque de la actividad política. Por eso es importante lo que nos dicen sobre el derecho a la igualdad, que es al mismo tiempo la lucha contra los privilegios y las discriminaciones, por cualquier razón: de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica. En ninguno de los cantos de las sirenas hemos sentido ni un susurro, sobre algunas de sus manifestaciones, como, por ejemplo, la de lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas y la de reducir la desigualdad en y entre los países.

¿Necesitamos saber cómo manejaran las relaciones internacionales? Pues parece que algunos candidatos se empeñan en violar la constitución en lo que establece sobre relaciones internacionales, comenzando por el principio de la soberanía, que exige que el estado y su presidente no sean títeres de ningún imperio; o el respeto a la autodeterminación de los pueblos, que es el único camino hacia la paz con el resto de los países del mundo, comenzando con nuestros vecinos. Si no respetamos que cada pueblo se de el gobierno que quiera, esos mismos pueblos o gobiernos quedan legitimados para intervenir en nuestro país y ese es el camino seguro de una guerra, cuando la constitución ordena todo lo contrario, que es la integración con nuestros hermanos latinoamericanos. Solo si utilizamos el derecho internacional y las instituciones internacionales, para resolver nuestras diferencias con otros estados o sujetos de derecho internacional podremos vivir en paz.

Educación

Queremos oír lo que las sirenas dicen sobre la educación ¿Si va a seguir siendo un privilegio de una minoría o un derecho para todos en todos los niveles de educación? Si queremos que haya movilidad social y una ética del mérito, el camino es la educación. Si de verdad queremos una revolución pacifica podemos comenzar por darles a todos los colombianos el derecho a la educación y a la salud en todos los grados. Quien nos garantiza una educación inclusiva, equitativa y de calidad y que de oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

Impuestos

No hemos sentido, ni siquiera en plena reforma tributaria; y queremos saber, quien está dispuesto a ponerle el cascabel al gato de los impuestos, tarea fácil, ya que solo se trata de hacer cumplir la constitución colombiana que en su artículo 363 dice que: “el sistema tributario se funda en los principios de equidad, eficiencia y progresividad.”. El Principio de la progresividad; Es la aplicación del principio de distribución que impone cargas desiguales a los desiguales y es progresivo porque de las rentas altas absorbe relativamente “más” que de las rentas bajas y su alícuota crece en la medida en que la base aumente. Un ejemplo, nos ayuda a aclarar el concepto de la progresividad: tomamos con unidad de medida el peso colombiano y sabemos que un peso está integrado por 100 centavos; los ciudadanos que se ganen entre uno y 5 millón de pesos, no pagan impuesto, los que se ganan entre $5.000.001 y 20 millones de pesos, pagan 10 centavos de impuesto por cada peso que se ganen; entre $ 20.000.001 y 50 millones de pesos, pagan 20 centavos en impuesto por cada peso que se ganen; entre $50.000.001 y 100 millones de pesos, pagan 50 centavos en impuesto por cada peso que se ganen; entre $ 50.000.001 y 100 millones de pesos, pagan 70 centavos en impuesto, por cada peso que se ganen. Como se puede observar, cada vez que gano más pesos, el Estado me quita, progresivamente, más centavos de ese nuevo peso que me gano (comenzó quitándome 10 centavos y terminó quitándome 70 centavos por cada peso). Para no matar la gallina de los huevos de oro, el Estado, sin embargo, nunca me quita la totalidad del nuevo peso que me gano, ya que, si lo hiciera así, no habría incentivos para aumentar la producción, o para producir nuevos pesos, puesto que el Estado me quitaría todo. Por esta razón es que el Estado siempre me deja algunos centavos de los nuevos pesos que gano; por ejemplo, de cada nuevo peso que me gano, en el peor de los casos me quita 70 centavos y me deja una ganancia de 30 centavos; ganancia que constituye un incentivo para que yo siga produciendo y ganando; ya que si yo soy por ejemplo, Bill Gates y produzco 100.000 millones de dólares, una ganancia de 30.000 millones de dólares, en un atractivo y un estímulo para seguir produciendo.

Preguntamos ¿Cuál candidato va a hacer cumplir la constitución nacional en materia de impuestos progresivos y directos?

Esperamos que, en esta oportunidad a diferencia de las elecciones presidenciales anteriores, existan diferencias sustanciales y que no les garanticen a los grupos económicos, lo que siempre quieren oír: que no les aumentaran los impuestos y que, por el contrario, tratarían de reducírselos.

Justicia

Queremos sentir ¿Qué norte tienen para la justicia? La justicia tiene que ser un lugar para la defensa de los derechos de los colombianos y NO de violación de los mismos. Solo la justicia puede resolver pacíficamente los conflictos sociales, por lo que ella es el camino seguro hacia la paz. Es necesario facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.

Asamblea Constituyente

El lugar natural para crear esas instituciones es una Asamblea Nacional Constituyente, democrática, soberana, con inclusión de las organizaciones sociales y la sociedad civil, que diseñe las nuevas instituciones que hagan posible los cambios estructurales, que les den derechos y justicia social a todos los colombianos. Existe una relación dialéctica entres estructuras e instituciones. Si es necesario reformar una estructura es también necesario crear una institución que haga esa reforma, si, por ejemplo, existe una estructura agraria feudal porque la tierra está concentrada en pocas manos y es necesaria una reforma agraria para darle tierra a los campesinos que no la tienen; es imprescindible, crear una institución qué redistribuye a la tierra, para que la estructura deje de ser feudal y se convierta en una estructura verdaderamente capitalista. Es necesario entonces una Constituyente para acabar con muchas estructuras feudales o privadoras de Derechos Humanos, que existen en Colombia y esta es la tarea de la asamblea nacional Constituyente. Los miembros de la sociedad civil, tenemos derecho a la constituyente porque somos soberanos; titulares de la soberanía; cada uno de los miembros de la sociedad civil, somos titulares de una fracción de la soberanía, pues nuestra constitución consagra la soberanía popular. Como titulares de la soberanía, somos también titulares del poder constituyente, que no es más que el principal atributo del soberano; en consecuencia, la sociedad civil, es la titular de la soberanía y del poder constituyente. No lo son los poderes constituidos, como el Congreso, el Presidente o las Cortes, que como todo poder constituido están sometidos a la constitución. La constitución es un límite a los poderes constituidos, no para el pueblo soberano y titular del poder constituyente. Pero además por otra razón como dijera el abate Emmanuel Sieyes: El pueblo en momentos de crisis, debe ser siempre consultado, como árbitro supremo que es, y, si no pudiesen serlo todos los ciudadanos, debe serlo, a través de una representación extraordinaria… Esta representación extraordinaria, obra en virtud de mandato extraordinario y puede tener el poder constituyente. Este principio se encuentra plasmado en nuestra constitución en el “Artículo 3. La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público…”. Parece que sobre este tema crucial para el futuro de Colombia las sirenas se quedaron mudas y por mas que aguzamos el

Cómo Hacerlo Y Qué Han Hecho En El Pasado

Son muchas las preguntas que faltan por formular, pero era necesario comenzar a oír respuestas claras sobre las mismas. Y para que sean de verdad claras, es imprescindible que nos cuenten como van a hacerlo; y lo que es más importante, que nos digan que han hecho (no solo dicho) por esos valores y esos derechos, pues como dijera Aristóteles, si bien es importante lo que uno dice, uno en realidad es lo que hace y no lo que dice y en palabras de Quino, por intermedio de Mafalda: “ A mi me gustan las personas que dicen lo que piensan, pero por encima de todo, me gustan las personas que hacen lo que dicen”.

A algunos les bastan los cantos emotivos de las sirenas que los polarizan emocionalmente, aun sin grandes diferencias ideológicas. Otros también nos emocionamos, pero como Aristóteles, o Mafalda o Ulises, seguimos atados al mástil de la razón, pues sabemos que necesitamos un gobierno soberano e independiente que haga que el futuro siempre sea mejor que el presente; que podemos vivir mejor y con más derechos. Que para lograrlo ejecute no solo un programa de gobierno, sino también un programa de nuevos valores y principios fundamentales, un nuevo proyecto de vida.

Nadie puede asegurarnos que solo sumando votos ganamos, de pronto en el afán de sumar votos terminamos restando otros; o nos puede pasar algo mas grave, que ganando perdamos, porque en el camino hemos perdido la conciencia política, los valores y los derechos.

*Jaime Araujo Rentería ha sido magistrado de la Corte Constitucional